La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Sexología


APATIA SEXUAL O DESEO SEXUAL INHIBIDO
Enma Mendoza García, Psicóloga. Editora y coordinadora de la sección

La falta de deseo sexual es uno de los trastornos sexuales más frecuentes, especialmente en la mujer. Según el DSM-IV, se refiere a este problema como ausencia o pobreza de fantasías sexuales y de deseos de actividad sexual de forma persistente o recurrente. No tiene fantasías ni sueños eróticos, no le interesa la lectura, fotografías o películas de contenido sexual, en el hombre se ve incluso falta de masturbación aunque pase tiempo sin relaciones sexuales. Hay que distinguir el deseo sexual inhibido (DSI) con la “aversión al sexo”( miedo al sexo).

Durante la actividad sexual se producen tres fases: fase de atracción, fase de excitación y la fase de relación sexual. En el DSI, las fases que están afectadas son las dos primeras: no sienten atracción por el sexo  y no tienen interés, o no sienten ninguna excitación sexual .Tienen la capacidad de respuesta sexual físicas decir, si recibe estimulación por parte de la pareja, el hombre es capaz de tener una erección y la mujer de lubricar vaginalmente e incluso tener orgasmos.

Como he referido anteriormente es mucho más frecuente en las mujeres y es una de las causas por las que acuden a consulta, según las investigaciones  el DSI afecta en un 30% de las mujeres y un 15 % de los hombres Los hombres raramente consultan por este problema ,pero si como consecuencia de este problema se produce un descenso de su función biológica produciendo una disminución biológica en su capacidad de respuesta fisiológica (incapacidad de erección),si este el motivo por el que acude a buscar ayuda. En  este aspecto es muy importante, la educación social de que “el hombre siempre está dispuesto”, resultándole  humillante aceptar su falta de interés.

TIPOS

  • Deseo sexual inhibido: falta general de apetito.
  • Deseo sexual inhibido selectivo: problemas en la capacidad de desear a una pareja en concreto, pero si puede tener  interés en otras personas.
  • DSI Primario: esta falta de interés siempre ha estado presente en la persona.
  • DSI Secundario: la falta de interés ha aparecido después de haber tenido momentos en los que el interés estaba Presente.

Las conductas suelen ser distintas, ante la insistencia por parte de la pareja de haber un acercamiento intimo, un paciente con DSI empezará con conductas de evitación como por ejemplo: exagerar en cansancio, estrés, no irse a la cama hasta asegurarse que la pareja se haya dormido, o al revés irse a la cama antes que su pareja, provocar un enfado en los momentos antes de irse a la cama, abandonarse en la vestimenta, en el aseo personal etc...De tal manera que intenta alargar en el tiempo todo lo que pueda para evitar el encuentro íntimo.

Todo esto produce en la pareja un alejamiento afectivo y un resentimiento que va haciéndose cada vez mayor. Muchos lo entienden como un rechazo personal.

Las reacciones de los pacientes son distintas: en algunos casos el paciente con DSI se ofrece e incluso provoca a su pareja a llevar a cabo relaciones sexuales aunque no pueda gozar, en otros casos, los pacientes aguantan el contacto corporal para mantener la pareja. Esto suele pasar más en las mujeres, suelen distraerse durante el coito, utilizando su cuerpo mecánicamente de manera que su pareja pueda eyacular rápidamente y terminar lo antes posible.

CAUSAS:

Por un lado las causas orgánicas: como trastornos endocrinos o insuficiencia renal, o por los efectos de algunas sustancias como alcohol, antidepresivas, opiáceas…

Si el DSI es primario, hay que asegurarse que no hay ningún problema biológico: como los comentados anteriormente además de cáncer de hipófisis ya que provoca exceso de prolactina y ésta a su vez inhibe la testosterona (hormona encargada de la excitación sexual) produciendo no solo falta de deseo sino también impotencia.

Sin embargo en la mayoría las causas son psicológicas: estados depresivos, baja autoestima, ansiedad. Son muy importantes los factores como educación rígida dándole al sexo un valor sucio y degradante, miedo a la pérdida de intimidad. También influyen factores que pueden dar lugar a alteraciones secundarias: resultado de las dificultades entre la pareja, secuela de las discusiones o infidelidad. Como claros precipitantes están un trauma sexual, violaciones embarazos no deseados..

Y por último conviene destacar el aburrimiento sexual, las mismas conductas la rutina de hábitos sexuales hacen disminuir el deseo de forma selectiva (fuera de casa) o de manera absoluta.En este punto influye mucho lo que son los mitos y creencias irracionales sobre el sexo consecuencia de un educación sexual inadecuada.