La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Sexología


JUGAR A DISFRUTAR: LOS JUGUETES SEXUALES, (Continuación) Marta Iañez y Violeta Serrano

 En el artículo publicado en el número 12, correspondiente a los meses de Julio – Agosto, titulado: “Los juguetes sexuales: Jugar a disfrutar” se realizaba una aproximación al mundo de los juguetes sexuales. En el presente artículo profundizaremos en diversos aspectos que nos permitan un mejor entendimiento, uso y disfrute de los mismos. Se realizará un análisis de su comercialización, un repaso a las precauciones que se han de tomar para un correcto uso, mitos en torno a los mismos  entre otros aspectos de importancia.

COMERCIALIZACIÓN

Al igual que con otros productos, las empresas que comercializan juguetes sexuales realizan estudios de mercado analizando las prácticas sexuales y características de posibles consumidores. Como consecuencia se encuentran diversas presentaciones de dichos productos, valiéndose de eslóganes e imágenes que lo hagan más atrayente y definiendo así el perfil del comprador.

Es fácil que el lector piense inmediatamente en los sex-shop, sin embargo, éstos no son ya los únicos que comercializan lo que llamamos juguetes sexuales.

En los últimos años se pueden encontrar otro tipo de establecimientos desligados de la idea de sex-shop como el lugar en el que no sólo se venden los juguetes sexuales sino en el que se ofertan los servicios sexuales por parte de personas físicas.

Estas tiendas son lugares bien ambientados, con estética agradable y cuidada, que ayudan a que la clientela se sienta cómoda y desinhibida, con profesionales en la materia.

Estas nuevas formas de mostrar dichos artículos son facilitadoras de un acercamiento cada vez mayor del público, ya que culturalmente ha venido resultando como algo vergonzoso y obsceno, pasando a ser algo natural y no estereotipado.

Importantes marcas comerciales han sacado al mercado, por ejemplo, anillos vibradores, estimuladores y masajeadores, que se pueden encontrar en farmacias y en grandes superficies. Productos como anillos vibradores, lubricantes frío calor, estimuladores vaginales, son comercializados por marcas conocidas que normalmente sólo se asocian a la venta de preservativos.

Esto quiere decir que el mercado de los juguetes sexuales se amplia debido a una mayor libertad en la expresión de la sexualidad. El individuo ha ido incorporando a sus prácticas elementos que le proporcionen placer o un aumento del mismo, que le diviertan y le hagan descubrir nuevas sensaciones.

Los medios de comunicación (televión, prensa escrita, Internet, etc.) han contribuido a esta evolución, proporcionando un fácil acceso a una información sin restricciones, lo que obliga al usuario a ser cauteloso y a contrastar la información obtenida para asegurarse de su fiabilidad.

Seguro que pueden recordar haber visto un anuncio de anillos vibradores... ahora les invitamos a que abran las puertas de su imaginación ¿Existen más posibilades para un anillo vibrador que estar colocado en la base del pene? ¿Sólo hay un tipo de anillo vibrador?

A continuación  se destacan otros juguetes sexuales que se pueden encontrar en el marcado:

  • Masajeadores. Diseñados para poder ser utilizados sobre diferentes partes del cuerpo, estimulándolas y aumentando la sensibilidad de la piel al tacto.
  • Consoladores  Los hay de cristal y metal, dobles (Para penetración anal y vaginal simultánea), realísticos ( imitando la forma del pene) de diferentes diámetros y larguras y de diferentes colores.
  • Vibradores. Los hay para estimulación del punto g, vibradores con rotación, realísticos, sumergibles, con mando a distancia y anales.
  • Bolas chinas. De diferentes materiales y tamaños, se introducen en la vagina o ano y dan placer en función del movimiento. Con vibración y sin ella.
  • Aceites, cremas y lubricantes Los hay anales, vaginales y comestibles.

Existen otros juegos que precisan de juguetes sexuales específicos, como pueden ser amarres, estimuladores de pezones, látigos, máscaras y un largo etcétera.      

PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Del mismo modo que en las relaciones sin juguetes sexuales se han de utilizar métodos que eviten los contagios de enfermedades de transmisión sexual, en aquellas en las que sí se utilizan juguetes también  deben de ser utilizados. 

Se debe de tener especial cuidado cuando los juguetes son compartidos con otros y cuando en una misma persona se introducen en diferentes orificios,  puesto que estas prácticas se transfieren fluidos de una zona a otra.

Los preservativos deben formar parte de la relación sexual no teniendo que limitar el placer  o ser incómodos, existiendo en el mercado preservativos de diversos colores, sabores y materiales para garantizar no sólo el divertimento sino también la seguridad en las relaciones sexuales.

En el caso de utilizar consoladores y vibradores, se han de lavar antes y después de cada uso con agua caliente y jabón y secar posteriormente con una toalla limpia,  con precaución de aquellos que tengan cables, bonotes, etc. Los kit de limpieza también se venden específicamente en los establecimientos. Después se ha de cubrir con el preservativo cada vez que sea utilizado.

En el caso de los anillos vibradores, es importante saber que su uso se debe compaginar con el de los preservativos. En cuanto a éstos últimos, existen específicamente para penetración y aquellos que deben ser utilizados únicamente para el sexo oral, por las características del mismo.

Según Esther Corona Vargas, Asesora de la Organización Mundial de la Salud y Secretaria para las Américas de la Asociación Mundial de Sexología, "por supuesto, todo aquello que vaya a ser introducido en un orificio del cuerpo, vagina, ano, boca debe tratarse con sumo cuidado” “Con los juguetes sexuales, lo más importante es no pasarlos de un orificio a otro, pues se pueden transferir organismos para los que determinadas partes del cuerpo no tienen defensas

En cuanto a las prácticas en las que sean posible algún tipo de lesión, se debe tener especial precaución ya que hay riesgo de contagio de enfermedades debido a heridas sangrantes.

Otro punto a tener en cuenta es que algunos materiales pueden ser nocivos, lo que requiere una especial atención a la hora de adquirir algún tipo juguete sexual.

Algunas de estas sustancias son ftalatos, grupo de compuestos químicos principalmente empleados como plastificadores, que se usan también con frecuencia en los esmaltes de uñas y adhesivos. Por ello los vendedores de este material aconsejan cubrirlos con preservativos sin se van a usar internamente debido a los probables riesgos para la salud.

JUGUETES SEXUALES ECOLÓGICOS Y CASEROS

A lo largo de la historia, el ser humano ha utilizado su entorno para proporcionarse elementos que cubrieran una necesidad básica como es el placer sexual.

Factores como la capacidad económica o las fantasías sexuales, pueden determinar que se utilice, por ejemplo, la ducha como estimulador de clítoris en lugar del que venden en las tiendas, o un calabacín en lugar de un consolador, pepino, plátano, y a partir de aquí y en función de las necesidades de cada cual, se han de buscar texturas, tamaños y formas que cubran las necesidades de cada persona, pudiendo ser utilizados tanto hombres como mujeres.

Lo importante en estos casos es escoger la pieza más adecuada para la persona en cuestión, acordes al tamaño del orificio donde será introducido, teniendo precaución con verduras y hortalizas o cualquier otro objeto que pueda a llegar a partirse y por tanto que pueda ocasionar algún tipo de dificultad, como quedarse introducido en el orificio en cuestión. A esto hay que sumarle las precauciones que con anterioridad hemos explicado.

Sandía, fresas, naranjas entre otras son frutas que pueden dar mucho juego a la persona o personas interesadas. Por sus formas, olores y sabores se pueden crear juegos y fantasías que hagan del sexo algo divertido y sano.

Se trata de jugar y sentirnos a gusto con el juego. Dejar que nuestro cuerpo sea cubierto de aquello que a nuestra pareja le guste saborear, taparle los ojos, probar unas fresas, aderezando así las caricias y los besos, son sólo algunos de los muchos ejemplos que se pueden llevar a la práctica del sexo.

Para finalizar, queremos hacer partícipes a los lectores de una reflexión que, a medida que avanzábamos en la realización de este artículo, nos ha ido surgiendo a través de preguntas.

El conocimiento físico, los gustos personales, lo que estemos dispuestos a ofrecer en una relación y lo que queramos recibir, son factores indispensables para desarrollar una sexualidad sana.

Aprender qué nos gusta, será el camino para poder enseñar a nuestra pareja lo que queremos, del mismo modo que cuánto mayor conocimiento tengamos de nosotros mismos, más libres nos sentiremos para abrirnos a ella.

Sólo cuando el conocimiento de nosotros mismos y el conocimiento de nuestra pareja se unan plenamente, podremos sentirnos a gusto con el uso de otros “intermediarios”, en este caso, los juguetes sexuales.

La delicadeza en su manejo debe ser fundamental para que estas experiencias sean satisfactorias. En la pareja, la comunicación debe estar presente siempre, expresando las apetencias de cada miembro. En el caso de la autosatisfacción, se ha de hacer siempre lo que uno quiera, sin que ello ocasione sentimientos de malestar.

“No hemos de tolerar que no se nos deje saber aquello que podemos y debemos saber” Autor: Desconocido.

Referencias y enlaces de interés

 

Salud MEntal