salus mental
La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Rehabilitación Psicosocial

LAS EMOCIONES DE LOS PROFESIONALES DE LA REHABILITACIÓN PSIOCOSOCIAL Alejandro Arribas Sánchez. Director de la Mini Residencia, y el CRPS de Alcobendas Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Comunidad de Madrid Grupo 5 Acción y Rehabilitación Psicosocial

         Cómo personas y como profesionales, todos tenemos aspectos vulnerables en diferentes situaciones. El contexto de la rehabilitación psicosocial conlleva una serie de riegos emocionales para cada profesional y podemos acabar tomando decisiones siguiendo nuestras emociones en vez de buscar el bienestar del usuario.

            Las emociones son señales que nos preparan para la acción. Sirven para vigilar estado de nuestras relaciones y evalúan si las cosas nos van  bien o no. Además, las emociones sirven de señales para los demás, pudiéndose establecer mecanismos de comunicación y relación adecuados o no.
            La expresión de emociones es importante, pero puede que no siempre sea la solución. Detectar la emoción y decidir como actuar es quizás lo más importante y lo más difícil. El pensamiento, el conocimiento, la experiencia y los objetivos  a trabajar ponen a la emoción en perspectiva y hace que tenga sentido.
            En todos los recursos de rehabilitación, y en especial en las MiniResidencias, el manejo de las relaciones con el usuario y la regulación de las emociones personales pueden hacer que una intervención tenga éxito o no.

Una clasificación que nos ayudaría a entender esto sería la siguiente:

  • Emoción primaria adaptativa: sentimiento visceral adaptativo, como el enfado ante un agravio, la tristeza ante una pérdida, el miedo frente a una amenaza o la vergüenza cuando nos hemos expuesto demasiado.  Llegan con rapidez y se van con prontitud. Son muy valiosas para tu supervivencia y bienestar
  • Emoción primaria desadaptativa: constituyen un malestar crónico, como quedarse atascado en la tristeza, el enfado que perdura aunque no tengas de qué protegerte, el miedo que dura más allá de los peligros o una vergüenza que le lleva a uno a no creerse nunca alguien aceptable.
  • Emoción secundaria: es una emoción reactiva o defensiva que oscurece tu sentimiento primario. Como cuando nos sentimos enfadados tras haber pasado miedo o deprimidos cuando realmente estamos enfadados con el mundo.
  • Emoción instrumental: es una emoción que a veces influencia o manipula, que se usa con el propósito de obtener algo que se desea.

        El trabajo del profesional va a requerir la búsqueda y el aprendizaje de estrategias que le permitan ser lo más efectivo posible. En este punto van a confluir varios elementos, por un lado las características del propio profesional, por otro lado el conocimiento de algunos factores que influyen en la relación terapéutica y por último las particularidades del usuario y su entorno

Como características del profesional señalaremos:

  • COMPETENCIA INTELECTUAL
    •  Deseo de querer saber que es lo que le pasa al usuario
    •  Búsqueda de información para establecimiento de objetivos y acciones con el usuario
  • ENERGÍA
    •  La intervención requiere una gran demanda emocional
    •  La actitud pro-activa y el dinamismo genera mayor confianza en el usuario
  • APOYO
    •  La relación con el usuario debe aportarle tranquilidad y seguridad.
    •  El objetivo fundamental en la intervención es el “acompañamiento” en el proceso de rehabilitación, evitando caer en la sobreprotección o la desimplicación.
  •  MOTIVACIÓN POSITIVA
    •  Intenciones positivas y constructivas (No cotilleo)
    •  Comportamiento ético y responsable. Respeto al usuario
  • FLEXIBILIDAD
    •  Cada usuario requiere unas estrategias y un estilo de relación personal
    •  Hay que preguntarse que necesita realmente  el usuario.
  • CONOCIMIENTO DE SI MISMO
    •  La relación terapéutica está influida por los sentimientos y actitudes hacia nosotros mismos.
    •  Debemos ser conscientes de nuestras capacidades y limitaciones
      • COMPETENCIA TERAPÉUTICA
        •  Temor al fracaso
        •  Temor al éxito
      •  PODER
        •  Temor a la pérdida de control
        •  Temor al control
      •  INTIMIDAD
        •  Temor al rechazo
        •  Temor a la cercanía

      En cualquier relación existen unas factores que pueden regular el éxito o el fracaso. En las relaciones entre profesional y usuario, en el ámbito de la rehabilitación, es importante identificar ciertos valores que pueden interferir en la relación de ayuda al usuario. La capacidad de empalizar o la genuinidad de nuestras palabras y acciones no pueden verse ensombrecidas por algún componente paternalista o esteriotipado por que perderían todo su potencial.

       En todo momento es importante mantener la objetividad emocional que nos permite encuadrar  nuestras acciones dentro del ámbito de la filosofía de la rehabilitación psicosocial y la búsqueda de la mayor autonomía posible para las personas con enfermedad mental.

Algunas de los factores que influyen en la relación  terapéutica son:

  • LOS “VALORES” PERSONALES
    • Es imposible intervenir libre de valores.
    • Los “valores esteriotipados” son los más dañinos.
  • CARACTERÍSITICAS ÉTICAS
    • Respeto a los derechos del usuario
    • Confidencialidad
  • OBJETIVIDAD EMOCIONAL
    • Manejo adecuado de la intensidad emocional.
  • EMPATÍA
  • GENUINIDAD
    • Espontaneidad
    • Rol adecuado en cada momento
    • Congruencia
  • ACEPTACIÓN POSITIVA
    •  Adquirir compromiso conjunto de trabajo
    •  No valorar, ni condenar las conductas del usuario

En definitiva, durante la relación con el usuario se establecerá un estilo relacional  que nos guiará para la elección del tipo de estrategias de intervención más adecuada. Todo ello sin olvidar que cada contacto con el usuario esta regulado por nuestras propias emociones.

salud mental