salus mental
La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Rehabilitación Psicosocial

LA REHABILITACIÓN Y SU CONTEXTO
Andrés Sampayo. Educador-monitor Minirresidencia Alcobendas

Me han pedido que les cuente cómo funciona esto de la rehabilitación psicosocial, y más concreto desde este particular entorno de trabajo, la miniresidencia; mi corta pero creo interesante experiencia me dice que efectivamente se trata de un proceso largo y complejo pero a su vez gratificante; como recurso la miniresidencia dota al paciente de una serie de habilidades, capacidades y medios de desarrollo y autonomía personal que van a servirle para el adecuado desempeño en su vida cotidiana. Lo que trabajamos con ellos principalmente va dirigido al desarrollo de habilidades básicas (higiene, autocuidado, control y administración económica), así como de otros aspectos fundamentales para todo individuo como la relación social, la autoestima o la comunicación. Todo ello bajo un solo fin, lograr que consigan tras su salida del recurso una vida lo más normalizada posible, y... ¿ esto qué significa?, pues que puedan desenvolverse de forma autónoma e independiente, aunque bien es cierto que en muchos casos resulta ardua la tarea ya que hay que contar no sólo con las características individuales de cada uno sino con la intervención específica que sea necesaria, con esto quiero decir que cada uno por ser personas diferentes necesitan un trabajo propio y en ocasiones más intenso que otros, por lo que debemos buscar siempre el modo de adaptarlos a sus necesidades. Entre las funciones de los profesionales (monitores), se encuentra la intervención directa con los usuarios, acerca de diversos aspectos de su rehabilitación, resolución de conflictos etc., por lo que su participación y contacto con ellos es bastante relevante, en colaboración con el equipo técnico (terapeuta y psicólogo) se efectuarán los pertinentes programas de intervención en las AVDS  (Actividades de la Vida Diaria) estableciendo los objetivos básicos.

El continuo seguimiento llevado a cabo por los diversos profesionales implica que durante su estancia, el usuario vaya adquiriendo unas pautas de conducta, adaptación y participación en las diferentes tareas y obligaciones que van a permitirle integrarse con el resto de compañeros. Estas tareas se resumen principalmente en limpieza y mantenimiento de espacios comunes, habitaciones y servicios diarios. Con actividades como los talleres se trabajan contenidos esenciales como deporte, expresión corporal, lenguaje y comunicación o cultura general; hay otros más específicos para su vida diaria (cocina, habilidades sociales…); por tanto, se busca alcanzar los objetivos a lo largo de la programación. En muchos casos, se plantea que sea capaz de valerse por sí mismo fuera, bien a través de otros medios como pisos tutelados o supervisados en los que queda patente cualidades, destrezas etc., o con medios alternativos que se le ofertan y a los que puede acceder libremente.  Cuando más o menos puede entreverse que ha habido una evolución o un avance en sus aptitudes, se establecería el periodo de alta residencial, eso sí, con la pertinente coordinación con salud mental y los apoyos que tenga en ese momento. Si, por el contrario, no ha habido una mejora o un crecimiento volverá a producirse la evaluación en la mini. Así que, para hablar de rehabilitación y las características, también mencionaremos al paciente como agente primario, la base sobre la que parte la labor: los educadores y técnicos como secundarios, y por último los apoyos externos (familiares, educativos, organismos), que tenga a su disposición; con todo ello obtendremos una acertada consecución de objetivos y un óptimo papel de mediadores por nuestra parte. Gracias al esfuerzo, haremos mejores personas.

 

salud mental