La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Salud Mental en el Deporte

RENDIMIENTO DEPORTIVO Y PSICOLOGIA. Pilar Balcells Carnevali, Editora y Coordinadora sección Salud Mental en el deporte

“Trabajar duro es imprescindible, pero no es suficiente para lograr el máximo rendimiento”

Empezamos un nuevo año y nuestros artículos siguen intentando aproximaros a aquellas herramientas con las que los psicólogos deportivos podemos trabajar con los entrenadores para desarrollar y ayudar al deportista a mejorar en su actividad deportiva.

Todos sabemos que cuando actuamos es porque un impulso nos induce a hacer algo. Cuando este impulso es genéticamente adquirido lo llamamos instinto. Cuando este impulso es aprendido lo llamamos MOTIVACIÓN.

La mayoría de los deportistas y los entrenadores están de acuerdo en afirmar que los factores que más determinan el éxito en la realización de una actividad deportiva son: la destreza y la motivación.

Una de las técnicas más utilizadas para aumentar la destreza y la motivación en los deportistas es el establecimiento de metas u objetivos. Los entrenadores y psicólogos del deporte tenemos en esta técnica una herramienta de eficacia contrastada, que debemos conocer y usar con asiduidad.
Dentro del ámbito de la psicología del deporte se han realizado muchas investigaciones sobre la repercusión del establecimiento de metas, comparando entre la ejecución de grupos que establecen metas concretas y grupos de deportistas que simplemente deciden “hacerlo lo mejor que puedan”. En ellas se ha demostrado que el establecimiento de metas incrementa el rendimiento deportivo de forma inequívoca.

En el momento en el que queramos trabajar en el establecimiento de metas, debemos tener en cuente algunos aspectos:

  • Los objetivos deben ser específicos, realistas y difíciles de alcanzar, ya que conducen a un mejor rendimiento.
  • Se deben marcar objetivos a corto plazo ya que facilitan la consecución mejor que los de más a largo plazo.
  • Los objetivos modifican el rendimiento influyendo en el esfuerzo, la persistencia, la dirección de la atención, motivación y el desarrollo de estrategias.
  • Se deben de establecer técnicas de retroalimentación, para evaluar el progreso en la consecución de los objetivos.
  • Los objetivos o metas establecidos deben de ser asumidos por los deportistas.
Los objetivos mantienen los niveles de activación en el deportista, el nivel de esfuerzo y la persistencia. Los objetivos deben ser la guía.

Estos sistemas que se establecen deben ser de 2 tipos: los que se refieren al progreso y los que se refieren a la precisión de los movimientos individuales.

En cuanto al primer tipo de retroalimentación, podemos decir que en este caso, obtenemos información para saber si la forma en la que estamos entrenando y trabajando es la adecuada. Si esto es así y observamos el progreso, estamos paralelamente potenciando los niveles de motivación de nuestro deportista. Mejoran con lo que hacen y obtienen mejores resultados, por lo que se motivan para poder seguir trabajando y alcanzar la meta o establecer nuevos objetivos.

Se puede plantear también el aspecto contrario, es decir, detectar que el progreso ha sido insuficiente para la consecución de la meta, por lo que el deportista se sentirá insatisfecho. En este caso, tanto el psicólogo deportivo como el entrenador, deben de trabajar, por un lado sus niveles de autoconfianza, y por otro lado la búsqueda de técnicas y nuevos ritmos de entrenamiento, que se traduzcan en la motivación necesaria para conseguir que nuestro deportista siga orientado a la meta u objetivo.

Como hemos visto, este tipo de retroalimentación nos sirve deportivamente en tres niveles:

  • Si la técnicas de entrenamiento son las adecuadas para la consecución de la meta
  • Si la activación y esfuerzo del deportista es el necesario para la consecución de la meta.
  • El nivel de consecución en el que nos encontramos.

Por otro lado, la retroalimentación respecto a la corrección de la técnica individual es también necesaria para obtener destrezas en el deporte.

Es muy importante, que los objetivos sean aceptados por los deportistas, es igual de importante que ellos sepan como pueden llegar a conseguirlos y el nivel en el que se encuentran en cada momento.

El planteamiento de objetivos podrá referirse a cuatro esferas del rendimiento: física, técnica, táctica y psicológica. Cualquier intervención en objetivos referidos a los aspectos psicológicos del deportista, debe estar supervisada por un especialista en psicología del deporte.

El trabajo del psicólogo deportivo en el establecimiento de objetivos es importante desde el momento que se presenta la situación por parte del entrenador y del deportista de marcar metas; es un momento importante, ya que el fracaso de una planificación de entrenamiento basada en metas, depende mucho de la técnica empleada en el establecimiento de dichos objetivos. Asimismo, tanto el entrenador como el deportista deben de conocer las características que tienen que ser respetadas a la hora de definir los objetivos de trabajo.

El momento del feedback, ha de ser trabajado en diferentes fases por parte del psicólogo deportivo:

Fase I: Evaluación de la situación, buscar que el jugador reflexione sobre las causas y llegue a explicaciones concretas.

Fase II: Que los deportistas busquen soluciones especificas a la situación y se comprometan por medio del establecimiento de un objetivo de mejora.

Fase III: Que dicha acción de mejora este en línea con los objetivos marcados en la temporada, para el deportista o el equipo

En definitiva, el trabajar con objetivos contribuye a la autoafirmación y al incremento de la autoeficacia en el deportista, es decir, conseguimos trabajar aspectos tales como: la concentración y atención, la motivación, el control del nivel de esfuerzo, la confianza, etc.

Todos estos aspectos ayudan al deportista a mejorar su rendimiento:

“Sé donde quiero llegar” / “Sé donde estoy”:

- Puedo dirigir mis esfuerzos y mi atención a conseguirlo,

- Mi entusiasmo y motivación crecen cada día que me acerco al objetivo

- Puedo saber si las estrategias que utilizo son eficaces o no en la consecución de mi meta y

- Me ayuda a ser mejor y conseguir mi recompensa.


 

 

Otros articulos que te pueden interesar
La concentración
El trabajo del psicólogo deportivo, entrevista a David Trueba 1ª parte
Entrevista a David Trueba 2ª parte