La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Deporte

El Triatlon
Pilar Balcells Carnevali, psicóloga y editora de la sección

El Triatlon posiblemente es una de las pruebas deportivas mas exigentes que existen, debido a su combinación de diferentes deportes con diferentes requisitos físicos.

Para tener unos resultados adecuados es muy importante tener una preparación física adecuada y especifica en cada uno de los deportes que conlleva la prueba de triatlón. Pero junto a una exigencia física importante, existe una exigencia mental muy importante para poder afrontar correctamente la prueba, ya que es muy fácil en este tipo de prueba perder la concentración o dejarse llevar por las emociones.

Debemos entrenar diferentes aspectos: aguante, fuerza, potencia y velocidad, todos estos aspectos deben ser trabajados por el deportista para tener una preparación física adecuada de cara a  afrontar la prueba de natación, bicicleta y carrera. Carrera, que al ser la última prueba, requiere un esfuerzo importante, una gran concentración y capacidad de superación.

En el triatlón es muy frecuente que en la prueba de bicicleta se inicien los pinchazos en las piernas y la fatiga, y por supuesto, junto a esto pensamientos negativos de abandono.

Evidentemente, no podemos hacer nada para mejorar las condiciones climatologícas en las que se está realizando la prueba, ni en cambiar los tiempos de nuestros contrarios, pero si podemos mejorar nuestra fuerza mental y concentración, trabajando previamente estos aspectos.

Por ello, junto al entrenamiento físico, debemos dedicar parte de nuestra planificación para la prueba, en el trabajo de aspectos mentales, aspectos que nos ayudarán a concentrarnos en nuestros objetivos y no en lo que en ese momento está pasando en la prueba o, poder eliminar los pensamientos negativos que en ese momento nos estén distrayendo de nuestra meta.

En la preparación mental de la prueba debemos de aprender a responder preguntas que nos surgirán en el momento del inicio de la prueba y durante ella. Por esto, es importante que establezcamos objetivos: objetivos generales; ¿Qué espero de la carrera? y objetivos parciales ; marcas por prueba, posición al finalizar la prueba de natación, etc. Así mismo, es importante preparar respuestas para aquellas dudas que nos puedan surgir a lo largo de la competición.

Por todo esto, debemos trabajar una rutina, a través de una palabra o frase que nos ayude a volver a concentrarnos en momentos de duda en la prueba, y volver a pensamientos positivos que nos permitan seguir a un ritmo adecuado para la consecución de nuestros objetivos.

Planificación de la semana anterior a la realización de un triatlon

La semana anterior debemos de realizar un entrenamiento fuerte alrededor de tres días antes de la prueba. Se trata de provocar un fenómeno llamado supercompensación, fenómeno por el que el cuerpo se prepara para un gran esfuerzo.

Una vez realizado este entrenamiento no se debe de entrenar fuerte. Debemos de trabajar escenarios parecidos a los que vamos a realizar en la prueba. Entrenar las transiciones, las distancias de las pruebas por separado o seguidas.

Junto a esto, es importante llevar una alimentación adecuada, priorizando alimentos ricos en carbohidratos y hidratándonos adecuadamente.                    

Trabajaremos junto a los aspectos físicos y alimenticios, aquellos aspectos mentales que nos peritan poder afrontar la prueba, mejorar nuestra concentración y definir nuestros objetivos.

El día de antes de la prueba, no debemos entrenar fuerte en el aspecto físico, pero sí en el aspecto mental. Es importante que no entremos en un estado de nerviosismo, que no nos ayuda a nada y nos merma energías.

Es muy importante que la prueba este acorde a la preparación física , ya que esto afianzará nuestras sensaciones de éxito y nos den más confianza en nosotros mismos. Debemos recordar y trabajar nuestros objetivos para la prueba, tenerlos claros y adecuarlos a nuestras verdaderas posibilidades.

El día de la prueba, deberemos revisar el material y prever los posibles imprevistos que se puedan dar. Alimentarse según los horarios y comidas habituales. Llegar pronto y revisar el recorrido.

Calentar en el momento preciso, no precipitarnos e iniciar las rutinas habituales para bajar los niveles de tensión e iniciar los ejercicios de concentración.

Es importante que trabajemos la visualización de las diferentes secuencias de la prueba y repasar los objetivos que nos hemos planificado. Visualizar las transiciones entre las fases de la prueba, los cambios que vamos a realizar y sentir al cambiar de deporte.

Una vez que hemos empezado la prueba debemos regular el ritmo y tomar decisiones en función de las situaciones que se nos vayan presentando en las diferentes fases.

Finalizada la prueba, nos debemos hidratar y posteriormente analizar las diferentes situaciones vividas en la competición, marcas en las diferente fases, sensaciones, pensamientos, cumplimiento o no de los objetivos y su por que.

Debemos prepararnos física y mentalmente para la siguiente competición aprendiendo de la competición anterior.

 


Pilar Balcells