La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Deporte

Los trastornos de la alimentación : una bomba de relojería para los deportistas (1º Parte) Pilar Balcells Carnevali, Editora y Coordinadora sección Salud Mental en el deporte


La muerte de Christy Henrich debe de haber sido una de las más trágicas. Era una gimnasta de élite a finales de los 80 pero aún así no fue capaz de formar parte del equipo Olímpico de su país en 1988 por 0,118. Un día un juez le dijo que nunca podría llegar a formar parte del equipo si no perdía algunos Kilos. A partir de aquí su única obsesión empezó a ser el perder peso y no se quedaría a mitad del camino, esta vez llegaría hasta el final. Empezó a comer sólo una manzana cada día, y algunos días su dieta consistía en tan sólo una rodaja. Para ella formaba parte del entrenamiento. En el Campeonato del Mundo de 1989, USA quedó cuarto y Christy pudo dar su cuarto lugar en las barras. También quedó segunda en todos los otros campeonatos que tuvieron lugar en USA. A partir de aquí enfermó por no comer y tuvo que retirarse en 1991. Antes su único sueño era formar parte del equipo olímpico de su país pero en 1992 su único problema consistía en no comer. Empezó a entrar en la rutina de ingresos, altas hospitalarias con la única obsesión de no alimentarse. Pudo ver cada minuto de las deseadas olimpiadas mientras su madre estaba preocupadísima por su enfermedad. Finalmente en 1994 murió de disfunción multiorgánica. Existía otra víctima de la anorexia y una gran atleta menos.


alimentacion y deporte  alimentación psicologia del deporte

Un estudio indica que hasta un 62% de las deportistas de élite sufren algún tipo de trastorno. La preocupación obsesiva por mejorar con los entrenamientos o disminuir la grasa corporal dan lugar a trastornos de la alimentación, amenorrea, pérdida de masa ósea y osteoporosis.
Los datos de un estudio americano son bastante concluyentes, las gimnastas ocupan el primer lugar con un 62% de personas afectadas por la anorexia o la bulimia. Un 33% es la cifra que ocupan las esquiadores, 32% las corredoras de fondo, 20% las ciclistas y un 15% las nadadoras.
Los trastornos alimentarios son una bomba de relojería para la salud de las deportistas.
El deporte de alta competición exige muchos esfuerzos y sacrificios, tanto para dedicar horas al entrenamiento, como con la alimentación.
El precario estado nutricional de muchas atletas suele estar detrás de otros problemas como el excesivo cansancio, estancamiento en los resultados, abandonos y lesiones crónicas, según explica el estudio publicado en la revista 'Current Sports Medicine Reports'. Uno de los estudios evaluados reveló que las corredoras de larga distancia tenían deficiencias importantes de hierro, calcio y otros minerales.
Investigadores canadienses descubrieron, durante un seguimiento a un grupo de bailarinas, que estas profesionales, igual que las atletas, ingerían un 30% o menos de las calorías diarias recomendadas.
Los trastornos de la alimentación (anorexia y bulimia) eran frecuentes en estas chicas, además de la retirada espontánea del periodo menstrual (amenorrea) y la aparición de osteoporosis.
Por eso, la incorporación del psicólogo deportivo al cuadro técnico, puede aportar las bases para formar a padres, entrenadores y demás técnicos que trabajan con los deportistas para la prevención y detección precoz de los trastornos de la alimentación en los deportistas, enseñando y formando al entorno del deportista para reconocer los signos que pueden llevar a desencadenar un trastorno de la alimentación, y saber donde acudir.
Entre los años 98-138, se describe la amenorrea y la anorexia en la mujer. La historia de la bulimia nerviosa es mucho más reciente, apareciendo las primeras referencias en la década de los años 50 y aumentando considerablemente las mismas hace 15 años.
En los últimos años tanto la anorexia como la bulimia nerviosa se han ido incrementando en distintos sectores de la población (principalmente adolescentes y mujeres jóvenes), aunque también se está manifestando en otros grupos de los que no se tiene demasiado conocimiento, como es en los deportistas.
Anorexia quiere decir literalmente falta de apetito, y es un término habitual para designar un síntoma que aparece en muchos otros trastornos y enfermedades, como la depresión o la gripe (Perpiñá, 1995). Cuando hablamos de anorexia nerviosa nos encontramos en un caso en el que la persona, lejos de carecer de apetito, se comporta como un "organismo hambriento" (Bruch, 1973); no come pero no deja de pensar en cuáles son los alimentos idóneos que debe ingerir para no estar gorda.
La etimología del vocablo bulimia proviene de las raíces griegas bous (buey) y limos (hambre) significando hambre desmesurada. En el ámbito clínico se aplica a aquellos episodios caracterizados por una necesidad imperiosa, irrefrenable de ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido calórico (Perpiñá, 1995).
Los deportes son con frecuencia semillero de trastornos del comportamiento alimentario (Rosen, McKeag, Houhg y Curley, 1986). Muchos deportistas de elite, o que están en camino de serlo, sufren irregularidades y disfunciones alimentarias de gravedad variable (Toro, 1996).
Algunas deportistas tratan de controlar su peso mediante la práctica de un intenso ejercicio. Los problemas nutricionales alcanzan su grado máximo en mujeres que participan en actividades de danza (Garner, Garfinkel, Rockert y Olmsted, 1987) y en deportes como la gimnasia, los saltos de trampolín y el patinaje artístico, donde la imagen corporal entra a formar parte del juicio subjetivo (Teitz, 1998), además de las corredoras de fondo o las jugadoras de voleibol (Gould, Jackson y Finch, 1992; Squire, 1994), no obstante se encuentran deportistas de sexo femenino con trastornos de la ingesta en la práctica totalidad de las disciplinas deportivas.
Estos trastornos parecen darse con mayor frecuencia en la práctica de deportes individuales que en deportes de equipo.
Los hábitos alimentarios correctos son fundamentales para el rendimiento deportivo y las anomalías nutricionales pueden influir muy significativamente en el rendimiento del deportista. La presión que sufre el deportista para mantener un peso óptimo puede ser un factor determinante en la aparición de patología de la conducta alimentaria.