La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar

Sección:
Psicología Clínica

Desempleo, Aspectos  psicológicos
D. Fernando Azor Lafarga, Co-director, coordinador de la sección clínica

No tener un puesto de trabajo puede ir acompañado de una serie de problemas y miedos que pueden desestabilizar a quien se encuentre en esta situación. Los peores momentos suelen darse ante la falta de respuesta tras mandar los currículos, al realizar entrevistas, al tener que re-evaluar la carrera profesional que se ha tenido hasta la fecha, al compararnos con otras personas que también buscan empleo, y en ocasiones antes de todo esto, en el momento de ser despedido.
Estar parado laboralmente normalmente se asocia a un estado temporal e involuntario. Frecuentemente teñido de cierto malestar. No tiene que ser siempre así. Puede ser un momento para la tranquilidad, reevaluar nuevos objetivos, mejorar la formación teórica y práctica, para viajar, para encontrar nuevas actividades de ocio y tiempo libre, e incluso para hacer nuevos amigos. El problema viene cuando al encontrarse en esta situación uno comienza a impacientarse y quiere saber con certeza que no le va a faltar dinero y encontrará a tiempo otro trabajo.
Trabajar es una actividad que nos puede servir para poder desarrollarnos como personas, nos puede ayudar a medir nuestra valía por nuestros resultados o para compararnos con quienes nos rodean. El problema es que no siempre es así, a menudo se convierte en un medio para conseguir dinero para nuestras necesidades. En muchas ocasiones el miedo a quedarse sin trabajo puede hacer que sea difícil favorecer cambios para encontrar otro mejor.
Veamos aspectos que hay que tener en cuenta para que estar sin trabajo sea lo menos “desgastante” posible:

  1. Lo primero es hacer cuentas, ponerse un sueldo mensual con el que podamos valorar el tiempo máximo de supervivencia si no se encuentra un nuevo trabajo. Es importante ser realista y si es posible destinar parte del presupuesto a extras relacionados con el bienestar.
  2. Planificación del tiempo: es importante tener horarios, objetivos diarios en donde se intercalen planes para la búsqueda de empleo con actividades que favorezcan el bienestar como actividades deportivas, quedar con los amigos, excursiones, visitas a museos, cine…
  3. Cuidado con dedicar más tiempo del necesario a buscar opciones laborales. Si se dedican muchas horas a conseguir opciones de empleo, aumentará mucho la necesidad de saber, de obtener una respuesta por parte de alguna empresa. Hay que tener en cuenta que la percepción del tiempo es diferente para el que necesita a cada instante pistas de que todo va por buen camino y para el empresario, él no está pensando en nuestra necesidad de encontrar un trabajo. Es fácil que aparezca la desesperación por buscar certezas que no dependen enteramente de uno. Un plazo de tiempo realista para encontrar trabajo puede estar entre tres meses y un año, dependiendo también del puesto al que se opte.
  4. Es necesario aceptar niveles de ansiedad moderadamente altos ante algunos momentos o situaciones, aceptarlo ayudará a no desesperarse y dejar que por sí solos vayan cediendo los malestares. Ir a entrevistas, compararse con otras personas, nos puede hacer sentir en desventaja e inferiores. Habrá malestar, pero si somos realistas veremos que también estamos a la altura en función del tipo de trabajo al que optemos (por experiencia, por formación…) Además, ser entrevistado implica ser evaluado y esto lleva unido que se puede valer o no para el puesto al que nos hemos presentado. Cuidado con confundir que si el entrevistador decide que uno no es apropiado esto significa que uno no es válido, capaz, buen profesional…
  5. No es bueno que busquemos garantías absolutas cuando aceptemos un puesto de trabajo. Debemos tener en cuenta que puede no ser como se pensó inicialmente. No hay que olvidar que no sólo es el que contrata quien elige, también ha de hacerlo quien opta al puesto de trabajo. Es importante Poder reconocer que nos hemos  equivocado en la elección, en ocasiones no es tan grave seguir con el proceso hasta encontrar lo que se necesita o desea.

¡Mucho ánimo y suerte!

  • ">psicologia clinica madrid
  • psicologia clinica
  •  

     

    Fernando Azor Lafarga

     

     

    consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente