La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Psicología Clínica

El Síndrome del Intestino o Colon Irritable
Asociación Madrileña de Afectados del Síndrome del Intestino Irritable

El Síndrome del Intestino Irritable (SII) O Colon Irritable (SCI) es una enfermedad funcional (no se conocen sus causas y nunca presenta lesiones o alteraciones orgánicas) caracterizada por la presencia de una serie de síntomas digestivos resumidos en los criterios de Roma II.
 
Los Criterios Roma II establecen que una persona padece un Síndrome del Intestino Irritable cuando presenta dolor abdominal sin localizar exactamente en ningún punto, que se alivia al deponer y/o muestra cambios en el hábito intestinal, bien en forma de estreñimiento, diarrea o alternancia entre ambos ritmos. Esta sintomatología debe presentarse durante al menos un año y haber estado presente al menos 12 semanas de ese año, aunque no sean de forma consecutiva.

Se estima que el Síndrome del Intestino Irritable afecta al 15% de la población general española. "Alrededor de 6 millones de personas sufren esta enfermedad en nuestro país, de los que 4 millones son mujeres". La prevalencia del SII, junto al hecho de que aparezca en adultos jóvenes (el pico de máxima incidencia está en personas de 20 a 40 años) y el empeoramiento en la calidad de vida que ocasiona, hacen de esta enfermedad un problema de salud al que se le debería prestar más atención.

En cualquier caso, pese a lo que se ha pensado durante años atrás, el Síndrome del Intestino Irritable no es una enfermedad motivada  por los "nervios" o que sólo está en la cabeza de los pacientes, es un proceso real y cuantificable.

¿Qué se sabe del SII?

El colon, que tiene alrededor de 180 cms de largo, conecta al intestino delgado con el recto y el ano. La función más importante del colon es absorber el agua y las sales de los productos digestivos que provienen del intestino delgado. Dos a tres litros de materia líquida ingresan del intestino delgado al colon cada día. Esta materia líquida puede permanecer allí varios días hasta que la mayoría de fluidos y sales sean absorbidos por el cuerpo. Luego, la materia fecal pasa a través del colon y mediante una serie de movimientos se coloca al lado izquierdo, donde se almacena hasta que se produzca la defecación.

La motilidad del colon (contracción de los músculos intestinales y movimiento de sus contenidos) es controlada por los nervios y las hormonas y la actividad eléctrica en el músculo del colon. La actividad eléctrica sirve como un "marcapasos" similar al mecanismo que controla la función del corazón. Los movimientos del colon empujan el contenido lentamente de un lado al otro, pero principalmente hacia el recto. Todos los días, pocas veces las contracciones del
músculo mueven el colon hacia abajo y empujan la materia fecal adelante. Algunas de estas contracciones originan la defecación.

Debido a que los médicos no han podido encontrar una causa orgánica, con frecuencia se ha pensado que el SII se produce a consecuencia de un conflicto emocional o estrés. Mientras que el estrés puede empeorar los síntomas del SII, los estudios sugieren que otros factores también
son importantes. Los investigadores han descubierto que el músculo del colon de una persona que padece de SII comienza a contraerse solo después de una estimulación moderada. La persona que sufre de SII parece tener un colon que es más sensible y reactivo que lo
normal, de tal manera que responde a estímulos que no molestarían a la mayoría de personas.

Eventos comunes tales como la ingesta de alimentos o la distensión de gas u otro material en el colon pueden ocasionar una sobrereacción en una persona que padece de SII. Ciertas medicinas y comidas pueden provocar espasmos en algunas personas. Algunas veces el espasmo
retarda el paso de la material fecal, produciendo estreñimiento. Los productos a base a leche y chocolate o grandes cantidades de alcohol son agravantes frecuentes. La cafeína causa diarreas en muchas personas, pero es más probable que afecte a aquellos con SII. Los
investigadores también han encontrado que las mujeres con SII pueden presentar más síntomas durante su menstruación, sugiriendo así que las hormonas reproductivas pueden aumentar los síntomas del SII.

¿Cuáles son los síntomas del SII?

Es importante saber que la función del intestino varía de persona a persona. La defecación normal varía desde tres evacuaciones de material fecal al día hasta tres por semana. Una defecación normal es consistente, pero no dura, no contiene sangre y sale sin contracciones o dolor. Las personas con SII, por lo general, experimentan un retortijón abdominal con un estreñimiento doloroso o diarrea. En algunas personas, el estreñimiento y la diarrea se
alternan.
 
Algunas personas con SII sueltan moco en su defecación. El sangrado, fiebre, pérdida de peso y un dolor persistente severo no son síntomas del SII, y puede indicar otros problemas.
 
¿Cómo se diagnostica el SII?

El SII, por lo general, se diagnostica después que los médicos descartan enfermedades orgánicas más graves. El médico tomará una historia médica completa que incluye una descripción cuidadosa de los síntomas. Se tomará un examen físico y se hará una prueba de laboratorio. Se examinará una muestra de la materia fecal para determinar la presencia de sangre. El médico también puede realizar procedimientos de diagnóstico tales como rayos X o una endoscopia GI
inferior (viendo el colon a través de un tubo flexible) para ver si hay una enfermedad orgánica.

¿Cómo la dieta y el estrés afectan el SII?

Muchas personas informan que sus síntomas se presentan después de las comidas o cuando están estresados. Nadie está seguro por qué sucede, pero los científicos tienen algunas pistas.

La ingesta de comida hace que el colon se contraiga. Normalmente, esta respuesta puede provocar una urgente necesidad de defecar dentro de 30-60 minutos después de una comida. Las personas con SII pueden tener esta necesidad antes, la misma que viene acompañada de dolor,
retortijones y diarrea. La fuerza de la necesidad está a menudo relacionada con el número de calorías presentes en la carne, y especialmente la grasa en la carne. La grasa en cualquiera de sus
formas (animal o vegetal) es un estímulo de las contracciones del colon. Muchos alimentos contienen grasa, especialmente carnes de todos los tipos, el pellejo de las aves de corral, leche entera, queso crema, mantequilla, aceite vegetal, margarina, manteca, pastas/aguacates, y
chantilly.

El estrés estimula los espasmos del colon en las personas que sufren de SII. Este proceso no se comprende del todo, pero los científicos señalan que el colon está controlado en parte por el sistema nervioso. Una consejería sobre salud mental y reducción del estrés (capacitación de relajamiento) puede ayudar a aliviar los síntomas del SII. Sin embargo, los médicos no dejan de anotar que esto no significa que el SII sea el resultado de un trastorno de la
personalidad. con SII es, por lo menos parcialmente, un trastorno de la movilidad y sensación del colon.

¿Cómo una buena dieta ayuda al SII?

Para algunas personas el llevar una dieta apropiada aminora los síntomas del SII. Antes de cambiar su dieta, es buena idea que anote en un diario las comidas que aparentemente le causan molestia.

Converse con su médico sobre sus resultados. Tal vez desee consultar a un dietista registrado que lo puede ayudar a cambiar su dieta. Por ejemplo, si los productos lácteos le causan sus síntomas de " inflamación ", puede tratar de no consumirlos. Podría tolerar mejor el yogurt porque contiene organismos que proporcionan lactasa, la encima necesaria para digerir la lactosa, el azúcar presente en los productos lácteos. Como los productos lácteos son una fuente importante de calcio y otros nutrientes que su cuerpo necesita, asegúrese de obtener los
nutrientes adecuados en las comidas que sustituye.

Las fibras dietéticas pueden disminuir los síntomas de SII en muchos casos. Los panes de grano entero y los cereales, vainitas, frutas, y vegetales son buenas fuentes de fibra. Consulte a su médico antes de usar un suplemento de fibra para el que no necesita receta. Las dietas altas en fibra mantienen al colon moderadamente relajado, lo que puede ayudar a prevenir que se presenten los espasmos. Algunos tipos de fibra también mantienen el agua en las materias fecales, lo que evita una materia fecal dura difícil de evacuar. Los médicos por
lo general recomiendan que coma justo las fibras necesarias para que tenga defecaciones blandas fáciles de evacuar. Las dietas altas en fibra pueden causar gases e hinchazón abdominal, pero en unas semanas, esos síntomas a menudo desaparecen mientras su cuerpo se
adecua a la dieta.

Mucha comida puede provocar cólicos y diarrea en las personas que padecen de SII. Estos síntomas se pueden aliviar si tiene comidas más pequeñas con más frecuencia o simplemente come porciones más pequeñas. Esto debería ayudar, especialmente si sus comidas son bajas en grasas y altas en carbohidratos tales como pasta, arroz, panes de grano entero y cereales, frutas y vegetales.

¿Pueden las medicinas aliviar los síntomas de SII?

No hay una manera estándar de tratar SII. Si usted padece de estreñimiento, su médico le puede recomendar suplementos de fibra o laxantes ocasionales que no necesitan receta médica. O si sufre de diarrea, le puede recomendar medicina contra la diarrea que no necesita receta médica. Su médico también le puede recetar otros programas de tratamiento para ayudarlo a aliviar sus síntomas y reducir los efectos del SII en su estilo de vida.

¿Cómo está el SII relacionado a problemas más serios?

No se ha demostrado que el SII conlleve a ninguna enfermedad orgánica seria. No se ha establecido ninguna relación entre el SII y las enfermedades inflamatorias del intestino tales como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa. SII no origina cáncer. Algunos
pacientes padecen una forma más severa de SII, y es posible que dejen de realizar actividades normales por el temor al dolor y a la diarrea. En tales casos, los médicos pueden recomendar una consejería sobre salud mental.

AMASII (Asociación Madrileña de Afectados del Síndrome del Intestino Irritable) se creó con el propósito de ayudar e informar a los Afectados del SSI. Contamos con todo tipo de información tales como médicos, tratamientos y dietas. Esta asociación se ideó por personas que padecían SII  y que escribían en  un foro (forosii.com), donde los afectados del SII contaban sus experiencias,  un pequeño grupo se encontró en Madrid,  y se decidió crear la Asociación.

AMASII es una Asociación sin ánimo de lucro. Nuestro próximo proyecto es escribir un libro que ayude a todos los Afectados a llevar una mejor calidad de vida. Nos reunimos aproximadamente una vez al mes, con el fin de compartir nuestras experiencias y cooperar en el proyecto.

Necesitamos que todos los Afectados se unan a nosotros, para poder demostrar que somos muchos los afectados y poder exigir mejor atención médica y más información por parte de los médicos de Digestivo. Podéis encontrar todo tipo de información para haceros socios en www.amasii.org.

 

¿COMO HACERSE SOCIO?

 La mejor manera es escribiendo un correo electrónico a : a_ma_sii@yahoo.es, indicando el nombre y apellidos.