La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Trabajo

LOS VALORES EN LA EMPRESA
Beatriz Becerro de Bengoa y Alfonso Alonso Parga. Editores y Coordinadores de la sección: Salud Mental en el Trabajo

¿Se han preguntado alguna vez si todas las tendencias o “modas” de las que hablan las personas de recursos humanos sirven para algo?
Una de las últimas “modas” es hablar sobre la DpV o Dirección por Valores. Veamos que aplicabilidad tiene en el mundo laboral actual.

Si hacemos un repaso histórico, nos encontramos con una situación en 1920 donde se daba la Dirección por Instrucciones, en 1960 lo que se produce es la DPO o Dirección por Objetivos, y ya en el siglo XXI la DpV o Dirección por Valores. Estas tres tendencias no son más que formas de gestionar las empresas. Pero sigamos ahondando en el tema.

Estos tres métodos de ejercer u “obligar a hacer” en la empresa vienen determinados tanto por las leyes que van variando a lo largo de los años como las maneras de actuar de las personas o trabajadores. Es decir, hoy en día los trabajadores aguantan menos a sus jefes y viceversa; y además existen leyes que ayudan a mejorar y amparar las buenas formas o costumbres: derechos del trabajador, mobbing, artículo 10 de la Constitución “la dignidad de la persona”, etc.

Pero, ¿qué es la DpV?.
La DpV es una forma de liderazgo estratégico, una manera de dirigir a las personas.
No puede pasar inadvertido el medio psicológico o conjunto de cerebros que se dan en la empresa. Lo preocupante es que muchas veces pasa inadvertido a los profesionales que ocupan puestos muy altos en la dirección de la empresa, tal y como les ocurre a los peces, “... de lo último que se dan cuenta los peces es de que están dentro del agua...”. Sin embargo, los directivos acostumbran a ser RACIONALES en vez de tomarse en serio el sistema de valores.

No hay que olvidar que una organización empresarial es esencialmente un conjunto de cerebros con emociones y estructuras cognitivas.

Y, ¿por qué surge la DpV?.
La DpV surge como una herramienta de liderazgo basada en: simplificar, orientar y comprometer a las personas. También surge por una constante fundamental: la necesidad de una evolución de jefes a líderes facilitadores.

Como se ha dicho anteriormente, se ha pasado de la DpI, a la DpO, para llegar a la DpV. O lo que es lo mismo, las Instrucciones son propias de los jefes, los Objetivos de los gestores y los Valores de los líderes. Es más común hablar de líderes que de jefes, ya que se está produciendo una presión social y unas formas de trabajo diferentes –cada vez es más normal subcontratar, y la figura de jefe es menos usual, de hecho se habla más de proveedor o de cliente-.

Otro motivo por el que se debe de ir hacia una Dirección por Valores es la sociedad robótica e informatizada que se está produciendo y generando. Un trabajador puede hacer tareas de forma “honesta”, “creativa”, con “seguridad en sí mismo” y “amable” con el cliente. Todavía no se ha visto a ningún robot con los valores que puede transmitir una persona. Por esta misma razón, no se puede hacer de una persona un robot, porque en ese momento, el trabajador deja de aportar ese “valor añadido”.
Y para finalizar, sería bueno responder a la pregunta que se hacía al principio.
Aunque esa respuesta sólo la pueden dar las personas que lean este artículo...

 

 


Beatriz Becerro de Bengoa


Alfonso Alonso Parga